MENSTRUACIÓN: SANGRE DE VIDA

POR LA SEÑORA KUPÁ

“No le digas a nadie que ya te bajó”. ¿A cuántas de nosotras nos suenan esas palabras? Este tipo de peticiones suelen ser muy comunes en esta sociedad patriarcal en la que hemos sido educadas y en donde nacer mujer va de la mano con un sinfín de mandatos que van desde la forma en la que nos permitimos ser tratadas, hasta la total apatía soBre nuestro propio cuerpo y su salud.

 

Compartiendo con amigas y mujeres que encontré en algún momento de mi vida en el que no dudé en preguntar sobre nuestras experiencias de la primera menstruación (menarquía). Encontré que las historias tenían mucho parecido en cuanto a la forma en que fuimos informadas, tratadas e incluso olvidadadas. La mayoría de nosotras coincidíamos en que vivimos nuestra menstruación en silencio… Desde el clásico “no le digas a nadie” hasta la total apatía por parte de lxs adultxs encargadxs de nuestra crianza. Otras coincidíamos en las historias en las que a nuestra madre también se le instruyó para esconder su menstruación y avergonzarse, transmitiendo así  este tipo de educación a sus futuras hijas, viviendo la apatía de ser una niña menstruante.

 

En nuestra sociedad actual es común que este tipo de trato se le siga dando a nuestras niñas, ya sea la madre o alguien de la familia. Es muy común que se les indique a las niñas que cuando llegue “su regla” no tienen que decirle a nadie, viviendo así un ciclo menstrual oculto, un ser mujer censurado y un miendo sin fin a la tan aterradora mancha que delatará que somos niñas, adolescentes e incluso mujeres menstruantes.

 

Aún recuerdo una mañana cuando uno de mis hermanos mayores llegó y dijo “me siento muy triste porque a mi chiquita ya le bajó”, no como si esto fuera una desgracia para la familia y para mi sobrina, no lo culpo pues en su ignorancia creyó que en realidad menstruar es algo espantoso y doloroso para las mujeres.

 

La buena noticia es que hoy en día se está haciendo una gran labor por muchos grupos de activistas menstruales en pro de la visibilización de nuestra sangre, dándole un lugar en esta sociedad que bien merecido se tiene, porque como bien dijo una amiga un día con bastante pasión “todxs venimos de ella”.

 

Este escrito es para invitarnos a mejorar el escenario de las niñas cerca de nosotras; ¿Qué no diéramos por mejorarla calidad de vida de todxs lxs niñxs que existen en nuestro planeta? Sin embargo podemos comenzar por nuestro hogar, nuestra familia, ciudad, comunidad. Podemos comenzar a reconocer y visibilizar nuestra menstruación como algo natural y no como una enfermedad y nuestra menstruación como algo natural y no como una enfermedad y así poder transmitir genuinamente a las niás cerca de nosotras que no existe razón por la cual sentirse avergonzada, triste o censurada por sangrar cada mes, por ser mujer menstruante. Informarlas de cómo sucede el proceso biológico y que la mayoría de las mujeres lo hemos vivido desde tiempos remotos. Compartirles material de ayuda para comprender mejor este proceso y hablar con ellas con palabras sencillas y seguras para poder transmitirles la seguridad de que menstruar está bien y que no es ninguna maldición. Acciones pequeñas que mejorarán el existir de muchas niñas a nuestro alrededor.

 

Recuperar el respeto por nuestros cuerpos menstruantes podría dejar el mensaje a las futuras generaciones de niñas donde puedan reconocer el menstruar como un proceso natural y biológico. Reconocer que gracias a muchas mujeres menstruantes, nosotrxs existimos en este planeta. Que nuestras niñas (y de paso nosotras) podemos vivir un sangrar mes con mes de forma abierta, libre y feliz.

 

COLECTIVO IXCHEL

 

¡DIVULVA!

 

FANZINE DIVULVA. EDICIÓN 01. 2015.

GUADALAJARA, JALISCO. MÉXICO

 

VISITA NUESTRA VIDEO-CONFERENCIA AQUÍ

 

Licencia de Creative Commons
MENSTRUACION SANGRE DE VIDA por COLECTIVO IXCHEL está registrada bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://lunacup.mx/cultura-menstrual/menstruacion-sangre-de-vida/.